h1

Parecidos razonables: el entrenador y la agencia de comunicación

20 abril 2010

votar

Juguemos a las adivinanzas. No voy a preguntar ni qué tienen en común un huevo y una castaña -se supone que nada-, ni en qué se parece un cuervo a un escritorio, como pregunta el Sombrerero Loco en “Alicia en el País de las Maravillas”. Voy a buscar algo más nuestro. ¿En qué se parece una agencia de comunicación a un entrenador de fútbol? No hay nada absoluto, y todo tiene matices y excepciones, pero a mí se me ocurre lo siguiente:

• Los dos ocupan un puesto de confianza al que suelen llegar de la mano del que controla el presupuesto en el club o, al menos, del director deportivo en un caso, y del director de Marketing en otro. Si tienes su consideración, tal vez vayas allá donde aterricen ellos. Si se van de la empresa o les dan la patada, el siguiente serás tú, porque los que les sucedan traerán de la mano a su propio equipo.

• Ambos suelen tener que trabajar con lo que tienen, y rara vez se les deja modelar los recursos según las necesidades de su manual de procedimientos. A fin de cuentas, la estrategia y los objetivos los impone el club o la empresa, y la tarea del entrenador/agencia es ejecutar el plan y obtener resultados. A no ser que seas Mourinho o trabajes en el Manchester United, claro.

• Sólo algunos disfrutan del beneplácito del largo plazo, pero por lo general impera el corto, muchas veces para afrontar situaciones pasajeras (evitar descender de categoría en un caso, o contribuir al lanzamiento de un producto en otro). Más de cuatro años de relación son casi un milagro.

• Los éxitos duran apenas un día, pero los fracasos son como losas que cuesta quitarse de encima. Los éxitos son, a menudo, comunitarios, pero los fracasos son individuales.

• Y lo más importante: todos llevamos un entrenador o un consultor de comunicación dentro. Al primero le intentan diseñar la plantilla tanto la directiva como la prensa y los aficionados. Al segundo, los consumidores y los periodistas le recordarán y condicionarán la manera en que debe desempeñar su tarea, mientras que la dirección de la empresa le tratará de decir cómo realizar su trabajo: desde cómo titular una nota de prensa hasta de qué manera organizar un evento. Poco importa que el profesional seas tú: siempre habrá quien considere que te paga para decirte cómo hacer tu trabajo, y no para dejarse aconsejar.

Y ahora, a seguir con lo mío, no vaya a ser que no nos comamos el turrón en el banquillo por diciembre.

Share/Bookmark

Anuncios

2 comentarios

  1. Touché!
    Me ha gustado. Gracias



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: