h1

Tres cosas que fastidia cambiar en una nota de prensa

6 mayo 2010

votar

La nota de prensa no ha muerto. Seguro que has leído mucho acerca del futuro del formato, de su caducidad, de la necesidad de renovarlo, de que no podemos seguir basando la comunicación con los medios en el envío de un simple documento de texto que satura todos los días los buzones de correo de los periodistas. No le falta su parte de razón a quien piensa así, pero tampoco nos llevemos a engaño: la nota de prensa, ya sea o no multimedia, llegue como archivo adjunto o como enlace a una web, sigue siendo básica para comunicar a los periodistas las novedades de una empresa y forma parte del día a día del consultor de comunicación. Las escribimos con mimo, poniéndonos en el lugar del periodista, tratando de no dejarnos fuera ningún mensaje importante, cuidando el lenguaje. Pero al final, la aprobación la tiene que dar la empresa, que para eso paga, y es habitual que el borrador que enviamos regrese de vuelta con algunos retoques que nos fastidian. Por ejemplo, estos tres:

  • Convertir la nota de prensa en un folleto comercial. Cuando se dice que las empresas, en su relación con los medios, tratan de “vender” sus historias, no hay que tomárselo al pie de la letra. Un comunicado de prensa sobre un nuevo producto o servicio debe informar, aportando descripción, datos y elementos diferenciales, pero no puede transformarse en un panfleto propio de buzoneo. Así que no, por favor, no me pidas que cambie un titular descriptivo por uno comercial lleno de interrogaciones y admiraciones. El periodista no es tu cliente. Prueba a acercarte lo más posible al estilo de la noticia y reducirás el nivel de rechazo.
  • Trufar el texto de jerga sectorial. Nunca sabes quién va a terminar leyendo tu nota de prensa. Tal vez crean, en la empresa, que el receptor de un comunicado sobre su nuevo “middleware” para entornos “ERP” como “SaaS” entiende, como ellos, de qué le están hablando. Sin embargo, ni siempre es así ni tienen por qué hacer el esfuerzo de traducir tu nota a su audiencia. A veces, el texto le llega a un periodista que acaba de empezar a escribir sobre tu sector, o aterriza en el buzón de alguien que rechaza el uso de esa terminología indescifrable. No cuesta nada traducir lo traducible e interpretar lo que cuesta traducir. Y recuerda que las siglas, la primera vez que se mencionan, siempre se explican.
  • Abusar de las mayúsculas. Que en las presentaciones de empresa todo lo que se quiere destacar como importante se ponga en mayúsculas no quiere decir que haya que hacer lo mismo en un comunicado de prensa… sobre todo porque estarás cometiendo una falta de ortografía. “Marketing” no va siempre con mayúsculas, ni “área”, ni ”director general”, por mucho que a éste último le parezca que su cargo, escrito con minúsculas, pierde autoridad y notoriedad.

photo © Adrian van Leen
for openphoto.net

¿Qué hacer? Puedes ponerte del lado del receptor de la nota y pelear por tus sugerencias, o pensar en agradar a tu cliente y mantener sus cambios. Esto último te dará menos disgustos, pero probablemente también te dé peores resultados en la práctica. Elige bien.

Por cierto, ¿con qué cambios te fastidia encontrarte en el borrador de una nota de prensa?

Share/Bookmark

Anuncios

13 comentarios

  1. Hay un problema de fondo en la calidad de los clientes. Por desgracia, la idiosincrasia del tejido empresarial español, estructurado en millones de pequeñas y medianas empresas sin gestores profesionales, y la intensa competencia en comunicación, acaban poniéndole a uno al servicio de ineptos irreverentes. Una pena, pero es lo que hay. Después te exigirán la portada del NYT.


  2. […] This post was mentioned on Twitter by Carlos Molina, Lucía García Negro. Lucía García Negro said: RT @molinaguerrero: Nueva entrada: Tres cosas que fastidia cambiar en una nota de prensa http://htxt.it/XKNC […]


  3. En este tema hay que ponerse muy serio con los clientes. Los asesores tenemos que poner en valor nuestra asesoría y no permitir ciertas “ingerencias”. Parte de nuestro trabajo, y generalmente el más aburrido y duro, es “evangelizar” al cliente sobre qué es esto de la comunícación. Todos se creen saber mucho y muy poquitos se dejan 100% asesorar. Pero ahí hay que mostrarse duros. No hay que olvidar que el cliente es el que paga pero el periodista el que compra. Vende mal y te quedas fuera de mercado.


    • Suscribo tu comentario. En efecto, es una tarea dura y no siempre agradecida la de recordar al cliente que si te han contratado como experto en comunicación es, entre otras muchas cosas, para cuestiones como ésta. Por desgracia, conozco bastantes casos en los que se opta por la comodidad de decir “sí” a todas las sugerencias del cliente, sean o no acertadas. ¡Gracias por tu comentario!


  4. El cliente siempre, es decir, siempre intenta utilizar una Nota de Prensa para hacer un mensaje comercial. Y esto no es gestión del prestigio corporativo. Asumir las necesidades de las empresas por vender, vender y vender, con una comunicación externa seria y rigurosa, hoy en día, es un equilibrio complicadísimo.


  5. yo odio que pongan en inglés términos que tienen traducción en castellano


    • En una ocasión me costó trabajo explicar a un cliente por qué un periodista había optado por traducir “marketing” por “mercadotecnia”, que es correctísimo, aunque hayamos perdido la perspectiva. El problema de los términos en inglés afecta cada vez más a los puestos, y eso afecta, por ejemplo, a las notas de prensa en las que se comunica un nombramiento. Pretender que alguien publique que Fulano de Tal es el nuevo “EMEA & LATAM Brand Corporate Manager” es un verdadero fastidio.


  6. Hay cosas por las que merece la pena pelear y otras no. Lo de la traducción de los cargos es batalla perdida con resultado de muertos. Al final, el periodista, pone lo que le encaja mejor y me parece perfecto. Únicamente avisar al incauto cliente de las consecuencias. Para otros temas, luchar hasta el final y siempre cabe el juego de la doble nota de prensa (chisss, no mentarlo…)


    • Qué buen recurso es ése (no, no lo mencionaremos), ¡y qué bien funciona en algunas circunstancias!


  7. No creo que la NdP esté muerta, simplemente es un medio más a nuestro alcance.
    El problema en las mediación empresas-Medios y, por tanto, en las NdP radica en el desconomiento mutuo entre ambas partes: gestores/empresas (en este caso, ‘clientes’) y Medios (también empresas, pero en este caso: los ‘malos’, los ‘desconocedores’, los de al ‘otro lado’).
    Coincido con Silvia Albert en que, desde Comunicación, hay que decir a los gestores como funcionan/funcionamos los periodistas, cuáles son las reglas de juego y de ‘mercado’ (que se compra, cómo se vende en Comunicación).
    Por parte de los Medios, el problema es similar: Se desconocen las reglas de juego de las empresas, como funcionan internamente. A esto se añade que la descapitalización humana de los Medios provoca que cada vez tengan menos tiempo a dilucidar qué hay detrás de una NdP (si es importante o no, cuál es la noticia verdadera, no el titular de la nota). Esto provoca que o bien rechazan a primera vista la NdP (o no buscan en el diccionario lo que es un ERP, que estoy de acuerdo en que hay que explicarlo en cualquier caso) o no dedican tiempo a bucear en la información.
    Para hacer esta labor de mediación, es importante no sólo conocer los dos lados, sino mantener un contacto continuado con los compañeros de prensa y esforzarnos en no ‘olvidar’ que nosotros también somos periodistas, sólo que estamos sometidos a otras reglas.
    Olvidar que en el fondo somos periodistas (y, también, comunicólogos) y considerarnos otra especie, es un error que he visto cometer a algunos responsables de prensa y generalmente se paga caro.


    • La muerte de la nota de prensa es como la muerte del periodismo a manos de internet: no desaparece el “qué”, sino que cambia el “cómo”. Hoy por hoy, desde luego, es un instrumento necesario y muy útil. Apuntas a otro tema interesante al hablar del desconocimiento, por parte de muchos periodistas, de las reglas de juego de las empresas. Lo normal es que uno no sea consciente de ello hasta que no pasa “al otro lado”, y es entonces cuando se entienden muchas cosas. En cualquier caso, nuestra labor de mediación debe tener siempre un componente facilitador, es decir, que seamos capaces de facilitar su trabajo al profesional de la información. ¡Gracias por tu aportación!


  8. Me encantó tu post y también encontré de mucha utilidad los comentarios.
    Como preguntaste qué te fastidia que te cambien en una nota de prensa te lo diré: el enfoque.
    Yo no sé hacer prototipos, ni desarrollar proyectos de arquitectura, y los temas de contabilidad me marean a veces, pero sé hacer mi trabajo, sé dónde está la noticia y sé qué titular tiene al menos un 60% de posibilidades y cuál irá a parar directamente a la basura.
    Así que si yo no te digo cómo tienes que llevar tu negocio, no me digas a mi qué tengo que hacer para llevar la información a los medios.
    Pero tienes razón, el cliente es el que paga y a veces debes dar tu brazo a torcer… (Para algo están también los subtítulos salerosos y los destacados ¿no?). Gracias por tu blog.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: