h1

Comunicar con palos en las ruedas

7 junio 2010

votar

No estamos para esto. No debería de formar parte de nuestro trabajo. Y sin embargo, en muchas ocasiones, nos encontramos con empresas o con compañeros de profesión que acuden a lo que podemos llamar “técnicas de agotamiento” para lograr objetivos más que discutibles en comunicación. ¿Para qué sirven? Para evitar la publicación o difusión de determinadas informaciones sin que sea necesario acudir a amenazas al periodista o al medio (algo muy poco frecuente, por fortuna), o proporcionar información sesgada o directamente falsa. No siempre consiguen su objetivo, pero a veces se aprovechan de la falta de tiempo de los profesionales de la información para cansarlos y lograr que desistan de sus propósitos. Veamos tres mecánicas diferentes:

1. Datos ausentes, datos imprecisos. A veces, un periodista necesita uno o varios datos para completar una información. Pueden ser cifras económicas, aspectos técnicos o, simplemente, un precio. Acude al gabinete de prensa o a la agencia de comunicación de la compañía u organización que debe proporcionárselo, pero tal vez se trate de una información que aquel a quien se cuestiona prefiere no dar. Una alternativa es negar la posesión de esa información o declararla confidencial, pero no vale en todas las situaciones. Por ejemplo, si pido el precio de un teléfono móvil que figura en el catálogo actual del fabricante, ¿cómo va a ser secreto su PVP? Supongamos que al fabricante le interesa, en este caso, que se destaque más otro modelo que aquel por el que preguntamos. Si el periodista no muestra interés en ello, nos limitamos a contestar con vaguedad, o nos hacemos los suecos, como si no nos hubiéramos enterado de lo que nos han pedido. El resultado puede ser que no se hable del producto. Lo triste es que, para algunas empresas, merece la pena ese comportamiento, aunque afecte a las relaciones futuras con el medio.

2. La fuente que nunca está disponible. Esto le sonará a muchos periodistas. Imaginemos que queremos realizar una entrevista al responsable de una empresa en relación a un tema en el que esta última preferiría que no se la involucrara. Hay dos opciones: negar la voluntad de participar (lo que a veces transmite la sensación de que se quiere ocultar algo), o manifestar el interés en hablar para el medio, pero poner trabas sobre cuándo hacerlo. “El director estará de viaje dos semanas” o “por ahora no me han comunicado cuándo podría ser” o “parece que no está claro quién será el portavoz”. Si la empresa es protagonista necesario de la información que se quiere elaborar, con esta actitud nos habrán matado el reportaje en más de la mitad de los casos.

3. La fuente que reclama su papel. A veces, cuando la técnica anterior no da resultado (es decir, que el reportaje sigue su curso), se reclama una intervención que o bien se rechazó, o bien no se nos pidió. “Nos hemos enterado de que preparáis un reportaje sobre cierto tema, pero no os habéis puesto en contacto con nosotros y somos parte directa”. El medio, si no ha dado por cerrado el contenido, nos abre la puerta, y en ese momento, se plantean dos alternativas: o comenzar de nuevo con la técnica de “la fuente que nunca está disponible”, o influir en nuevas opiniones que desequilibren a nuestro favor, en la medida de lo posible, un contenido que ya estaba perfilado. A veces, la lucha por el control del contenido termina por dejarlo arrinconado, y otras sale adelante, aunque sea con ciertos cambios, como en el reportaje “Algo huele mal” de TVE, cuya emisión se retrasó cuando ya estaba montado y anunciado en la programación.

Repor – Algo huele mal

Recuerda: los gabinetes de prensa y las agencias son facilitadores de la comunicación, el diálogo y la conversación. Los palos en las ruedas, que los pongan otros.

Share/Bookmark

Anuncios

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: No estamos para esto. No debería de formar parte de nuestro trabajo. Y sin embargo, en muchas ocasiones, nos encontramos con empresas o con compañeros de profesión que acuden a lo que podemos llamar “técnicas de agotamiento” …..


  2. […] de los artículos más largos publicados aquí han sido de los más leídos. Otros muy breves se han quedado olvidados en el fondo del cajón. Si una entrada no se lee, puede ser por tres motivos: el tema es un petardo; no has aplicado […]


  3. […] desterrar conceptos y formas de desarrollar este trabajo que resultan reprobables, y de las que alguna vez he hablado en este blog. Por parte del mundo del periodismo, sería fundamental que la enseñanza de las Relaciones […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: