h1

Cinco cosas que he creído aprender escribiendo en este blog (y un consejo de propina)

16 septiembre 2010

votar

Apenas siete meses de existencia de este blog me han permitido aprender algunas cosas acerca de cómo escribir en una bitácora. Al ponerse manos a la obra, uno trata de hacerlo lo mejor que puede para llegar -y gustar- a un gran número de lectores. Vale, alguno me vendrá ahora con que ése no es su objetivo, y que lo contrario es caer en el egocentrismo digital, pero nadie me negará que, cuando le dedicas horas y esfuerzo robadas al tiempo libre para plasmar por escrito ideas y reflexiones, lo que le gustaría es obtener una recompensa en forma de tráfico, lectores y debate. Por ahora, las visitas a este espacio no van a tumbar los servidores de WordPress. Eso seguro. Pero al menos, su comportamiento y el mío propio me han permitido averiguar algunas cosas que quiero compartir aquí, por si alguien cree que le pueden ser de utilidad en su caso particular.

Foto: ppdigital

  1. Tú decides la temática de tu blog, y los lectores escogen con qué se quedan. “Mr Pessimist” trata de ser una bitácora sobre comunicación, relaciones públicas y periodismo. De todo ello he ido hablando a lo largo de este tiempo. Ahora bien: lo que más le gusta a los lectores que aterrizan por aquí es el periodismo. Si estás planteándote abrir tu propia página sobre relaciones públicas, piénsatelo, porque la batalla para hacerse notar va a ser dura. El periodismo tiene mucho más tirón (y poco reconocimiento profesional).
  2. La longitud de una entrada no es ni directa ni inversamente proporcional al interés que pueda generar. Habrás leído en muchos sitios que no hay que aburrir al lector, que debes ser capaz de condensar en pocas palabras lo que quieres expresar, que debes ir al grano, que la gente no tiene tiempo para leer parrafadas… Pues no te lo creas. Algunos de los artículos más largos publicados aquí han sido de los más leídos. Otros muy breves se han quedado olvidados en el fondo del cajón. Si una entrada no se lee, puede ser por tres motivos: el tema es un petardo; no has aplicado buenas técnicas de SEO (posicionamiento en buscadores); no lo has sabido promocionar entre tus contactos para que te ayudaran a hacerlo circular.
  3. El blog es una extensión de tu perfil digital. Este espacio es como tu casa, pero para que te conozcan tienes que salir a la calle. ¿Estás en Facebook, en LinkedIn, en Twitter? ¿Participas en foros profesionales, dejas comentarios en otras bitácoras? Perfecto. Cuando lo hagas, deja el enlace a tu blog bien visible; si alguien quiere saber más de ti, se encontrará con tu blog. Quién sabe, a lo mejor hasta le gusta lo que encuentra y se viene de visita de vez en cuando.
  4. Piensa en SEO para no pensar en SEO. A ver si me explico. A mí también me fastidia tener que sacrificar algunos principios periodísticos para que lo que escribo sea más fácilmente localizable por sistemas automáticos no humanos, es decir, “buscadores”. Tienes que utilizar bien las etiquetas, emplear los descriptores adecuados, compartir enlaces, estar presente en directorios, aplicar herramientas SEO cuando sea posible (con WordPress.com, olvídate del All in One SEO Pack), cambiar la forma de titular, jugar con las URL… Si no quieres obsesionarte con eso, asume estas costumbres como parte de tu rutina al escribir para que, con el tiempo y el uso, se te olvide de por qué escribes como lo haces y no de otra manera.
  5. Las estadísticas molan, pero evita soñar con ellas. Al principio, quieres asegurarte de que lo estás haciendo bien. Consultas los gráficos de accesos, miras los clics que los lectores han hecho en los enlaces, analizas las entradas más visitadas y las que menos, y así con cada opción de analítica que le apliques al blog. Lo más probable, sin embargo, es que descubras que estás muy lejos de ser una estrella de la blogosfera. Tampoco era eso lo que querías, ¿no? Si como yo buscabas un desahogo profesional y compartir con otros colegas tus inquietudes, entonces mira de refilón las estadísticas, relájate y disfruta del viaje.
  • La propina: los listados molan más que las estadísticas. Un ladrillo como éste entra mejor por entregas. Numéralo o ponle unos boliches para engañar a la vista y hacer creer que su lectura es más ligera que una sucesión de párrafos. Funciona.

Share/Bookmark

Anuncios

3 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Apenas siete meses de existencia de este blog me han permitido aprender algunas cosas acerca de cómo escribir en una bitácora. Al ponerse manos a la obra, uno trata de hacerlo lo mejor que puede para llegar -y gustar- a un gr…..


  2. […] This post was mentioned on Twitter by Silvia Albert , Carlos Molina. Carlos Molina said: Nueva entrada: "Cinco cosas que he creído aprender escribiendo en este blog (y un consejo de propina) http://ht.ly/2FDVv […]


  3. […] Articulos Actualizados : Cinco cosas que he creído aprender escribiendo en este blog (y un consejo de propina) […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: