h1

Que se echen a un lado los gurús: llegan los “influencers”

16 noviembre 2010

votar

Estimado Sr. Gurú:

En los últimos meses, todo el mundo en internet ha constatado una notable caída en su estado de ánimo. Las cosas han cambiado y ya no ocupa usted el lugar que el mundo de la red social parecía tenerle reservado. Sigue yendo a numerosos congresos, jornadas y seminarios a ofrecer sesiones extraordinarias sobre las que derramar su sapiencia sobre los más variados temas: nuevas tecnologías, marketing, recursos humanos, creatividad, innovación, gestión empresarial, emprendimiento… Pero cada vez más se ve obligado a compartir cartel con una nueva especie de compañeros que ha irrumpido con fuerza en lo que, hasta ahora, era su espacio privado, su mundo de elegidos. No tienen, necesariamente, los mismos estudios que usted: ni masters, ni dos carreras universitarias, ni estancias en Harvard, ni han sido profesores invitados de una institución francesa. Y eso le aflige. ¿Quiere saber una cosa? Bienvenido al nuevo mundo de los “influencers”.


Photo credit: clarita from morguefile.com

El “influencer” (sí, una persona influyente, pero dicho en inglés, que suena a tendencia) es el nuevo gurú de las redes sociales. Sobre el papel, se trata de aquella persona capaz de llegar a otras miles interesadas en su vida, sus opiniones y su actividad. Su trabajo es de lo más variado: puede ser un ingeniero, un periodista, un estudiante, un informático o nada de lo anterior. En la gran mayoría de los casos, cuenta con un blog veterano, a menudo temático, que le ha lanzado a la fama, pero ya no es requisito imprescindible. Su verdadero nivel de influencia se mide por seguidores, y estos se verifican en tres canales: Twitter, Facebook y LinkedIn. Poseen el don de la ubicuidad: parecen estar en todos los saraos que se celebran, aunque tengan poco que ver con su campo de actividad. Les guían intereses diversos, desde la necesidad de hacer relaciones personales -exacto: el “networking”- hasta un simple deseo de diversión. De hecho, muchos ignoran que son “influencers”.

La gestación de un “influencer” no sucede de la noche a la mañana. Se tarda semanas, meses… puede que años. Todo depende de si el susodicho es consciente de su dimensión o no y, sobre todo, de si tiene claro que quiere serlo. Pero, ¿sabe lo más curioso? Que en el papel preponderante del “influencer” somos las agencias de comunicación y los gabinetes de prensa los que estamos jugando un papel decisivo. Le explicaré por qué.

Hace varios años, cuando las relaciones públicas aún no habían dado un giro hacia el mundo 2.0, la irrupción de los blogueros empezó a trastocar el panorama mediático. Acostumbrados a guiarnos por el OJD y el EGM como principal referencia de la importancia de un medio de comunicación, asistimos asombrados a fenómenos en la Red que reunían a tantos lectores al día como una revista en un mes. Primero fue en torno al mundo de las nuevas tecnologías, pero pronto los blogs temáticos -muchos de ellos profesionales- se extendieron a todo tipo de sectores. No utilizaban el lenguaje de los medios tradicionales, pero conseguían los mismos resultados que valoraban nuestros clientes: influir en las decisiones de compra de los consumidores. La suerte estaba echada. No quedaba más remedio que incluirlos en la agenda y contar con ellos.

De esta manera, se les empezó a invitar a congresos, a comidas con directivos de empresas, a fiestas de empresa. Se les hicieron los mismos regalos promocionales que a los periodistas, se les invitó a probar productos y servicios buscando que los comentaran en sus bitácoras. Se organizaron encuentros sólo para blogueros, con otro aire, más distendidos, sin corbatas (¿no se suponía que el bloguero era un friki que se pasaba las horas muertas delante del ordenador, vestido en pijama?).

Luego llegó la eclosión de las redes sociales, especialmente Twitter, y la tuerca se apretó con varios giros más. Ahora no sólo había rankings de blogs que daban la medida de la importancia de una web, sino que la influencia se podía seguir en directo: tuits, retuits, seguidores, listas en las que estaban incluidos y herramientas gratuitas de todo tipo para seguir la capacidad de uno de estos nuevos perfiles para que sus mensajes llegaran al resto de su comunidad. Aparecieron nuevas agencias, tanto de comunicación como de marketing, y comenzaron a generar nuevas formas de desarrollar la imagen de marca de sus clientes. Si un “influencer” tenía el poder de prescribir a comunidades de miles de seguidores, ¿por qué no generar experiencias para ellos en las que esa capacidad de prescripción fuera inmediata?

De esta forma, Sr. Gurú, habrá visto que cada vez es más frecuente que se organicen viajes, encuentros, fiestas e incluso pruebas de producto exclusivas a las que se invita a “influencers”, y no necesariamente a expertos en la materia, con el objetivo de que la difusión del mensaje sea mayor. Lo malo, como habrá observado, es que el deseo de llegar al mayor público posible y no al más calificado para el mensaje, así como el mero hecho de considerar un honor la presencia de un “influencer” en un evento, hacen que suelan ser las mismas personas las que son convocadas a todos los actos. Una y otra vez. Y ahí es donde encuentra usted la competencia, porque algunos están pasando a ocupar su espacio e incluso son investidos como nuevos gurús.

No se apure. Es el signo de los tiempos. Es posible que no sea más que una moda pasajera y que llegue el día en que las empresas trabajen con métricas distintas a las actuales y evalúen la influencia de una forma diferente. Tal vez entonces se pregunten si tuvo sentido invertir tantos recursos en atraer el interés de determinadas personas (ya sabe: todo suele medirse según los ingresos que puede generar). Mientras tanto, unos y otros nos beneficiaremos del fenómeno. Los primeros, porque a nadie le amarga un dulce y ese reconocimiento genera oportunidades, incluso laborales. Los segundos, porque encontramos nuevos ámbitos a los que extender nuestro trabajo y nuevos servicios que prestar en un escenario y con unos actores con los que la mayoría de las empresas aún no saben lidiar. Tranquilo, Sr. Gurú. Si se esfuerza, usted también podrá ser un “influencer”.

Share/Bookmark

Anuncios

9 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Estimado Sr. Gurú: En los últimos meses, todo el mundo en internet ha constatado una notable caída en su estado de ánimo. Las cosas han cambiado y ya no ocupa usted el lugar que el mundo de la red social parecía tenerle reser…..


  2. […] Actualizados : Que se echen a un lado los gurús: llegan los “influencers” Envidia (con muchos matices) del periodista deportivo Recuerdos del pasado: cómo gestionaban […]


  3. […] sos blogger/periodista/comunicador/o eso que hace poco me enteré que le dicen “influencer” (muy bueno el link), seguramente te interese y te guste bastante. Pero si sos un ser humano […]


  4. […] Que se echen a un lado los gurús: llegan los “influencers” mrpessimist.wordpress.com/2010/11/16/que-se-echen-a-un-la…  por marianoagrello hace 3 segundos […]


  5. […] medios sociales lo están cambiando todo. Los periodistas ya no compiten entre sí, sino con los nuevos “influencers” digitales, que atraen también el interés directo de agencias y empresas. Asimismo, algunos incorporan las […]


  6. […] Pueden pasar a leer el artículo completo AQUÍ. […]


  7. […] sueño seguía, y crecía. Los “influencers” aparecían en cada acción de dinamización digital que realizaba una marca: encuentros con […]


  8. […] concreto para presionar a una serie de empresas sin culpa alguna en lo sucedido, demostrarles el poder de los “influencers” en el mundo digital y, si de paso se tendía un puente hacia futuras colaboraciones profesionales, […]


  9. […] Que se echen a un lado los gurús: llegan los “influencers”.- Un tema que sigue estando de actualidad. Lo he vuelto a leer y me afirmo en lo que escribí en su día. […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: