h1

¿Para qué sirve un periodista en Navidad?

25 diciembre 2010

votar

Acabo de ver uno de los capítulos de la quinta temporada de “The Wire”, lo que significa que mi fe en el periodismo no ha sido precisamente espoleada, sino sacudida a palos. Con ese ánimo, me lanzo a ver el Telediario de mediodía en TVE. Hubiera dado igual si hubiera hecho lo mismo con cualquier otro canal nacional. Hoy es 25 de diciembre, día de Navidad. Ya sé lo que me voy a encontrar en la pequeña pantalla, pero tal vez influenciado por “The Wire” no puedo evitar sentirme indignado por la utilidad que se le da a la que también es mi profesión, por ver a qué se reduce el trabajo en torno a la información: tópicos, atonía, ausencia de investigación, falta de ganas -y posiblemente de recursos- por buscar historias que realmente aporten un valor al espectador.

Cena de Navidad en un comedor social de Madrid (imagen de RTVE.es). El recuadro sobre el menor es propio, porque el periodista olvidó proteger la imagen del niño

Las noticias que habitualmente no tienen cabida en los informativos, y no porque la abudancia de hechos noticiosos las deje fuera, sino porque son absolutamente irrelevantes, disfrutan ahora de sus minutos de gloria. Por supuesto, no esperemos reportajes o noticias algo atemporales en las que antes no hubo ocasión de trabajar. Vayamos a lo fácil. El día 24 hablábamos de lo caro que se pone el marisco para la cena de Nochebuena. Hoy hablamos de la comida del día de Navidad, y lo haremos durante los minutos que haga falta, aliñado con un poco de controles de alcoholemia, de reyertas y de datos sobre la actividad en los hospitales.

En circunstancias normales, y eso lo sabemos bien los que trabajamos en agencias de comunicación, resulta muy difícil conseguir desplazar a un equipo de redactor, cámara y operador de sonido a cubrir una historia que le propones relacionada con un cliente, aunque tenga cierta gracia, relación con hechos actuales y escenas que merezca la pena grabar, porque los recursos no abundan y prima la información de actualidad, cuanto más despegada de lo comercial, mejor. Nada que objetar. Hoy, sin embargo, vemos a equipos completos desplazados a restaurantes y casas particulares (posiblemente, la de un familiar del redactor) a contarnos algo tan sorprendente como que ¡hay gente que sale a comer, e incluso personas que quedan en casa con sus parientes a hacer lo propio!

Pero no nos detengamos ahí. Movilicemos a todos nuestros corresponsales en el extranjero para que nos cuenten exactamente lo mismo: qué comen en otros países en Navidad. Como si no hubiera pasado nada, como si no estuviera sucediendo en estos instantes algo realmente más destacado que requiera la labor de los profesionales de la información. No veo dónde están las funciones de educación e información del periodismo; sólo veo entretenimiento, que es más cómodo de planificar y organizar. Lo importante parece que sólo es rellenar los 50 minutos que ahora tiene la obligación de durar un informativo para no descuadrar la parrilla. Poco importa con qué rellenemos el espacio y cuál sea el sentido de dicho relleno.

Asociado a la banalidad de los contenidos viene el descuido en el desempeño de la profesión. Contemplamos las imágenes de un comedor social en la cena de Nochebuena. Ignoro si el periodista le preguntó a los asistentes si les importaba emitir sus imágenes en esas circunstancias, pero cuando veo a una familia de inmigrantes con su hijo menor de edad, y a éste a cara descubierta y sin pixelar, me doy cuenta de que seguro que no lo hizo ni pensó en la dignidad ni el respeto a la infancia. Da igual, ¿no? Lo importante es acabar pronto el trabajo y contar la historia tópica que el editor está esperando para completar esos malditos cincuenta minutos para los que no hay teletipos ni imágenes de agencia suficientes.

Total, ¿acaso sirve para otra cosa un periodista en Navidad?

Share/Bookmark

Anuncios

2 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Acabo de ver uno de los capítulos de la quinta temporada de “The Wire”, lo que significa que mi fe en el periodismo no ha sido precisamente espoleada, sino sacudida a palos. Con ese ánimo, me lanzo a ver el Telediario de medi…..


  2. […] Articulos Actualizados : ¿Para qué sirve un periodista en Navidad […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: