h1

Por qué contratar una agencia de comunicación

11 diciembre 2011

votar

La pregunta que abre esta entrada no es retórica. Es real. Resume una conversación entre dos directoras de comunicación de grandes compañías españolas que tuve la oportunidad de escuchar hace unas semanas, en un importante evento del sector. Ambas comentaban su sorpresa por el hecho de que alguien pudiera contratar una agencia para gestionar su estrategia de comunicación cuando, según ellas, sólo se puede hacer una labor eficaz en este terreno con personal propio. ¿Acaso una agencia está disponible de madrugada, cuando surge una crisis? ¿Acaso los ejecutivos de la agencia pueden dar una respuesta más adecuada a los requerimientos de un periodista que alguien que trabaje dentro de la propia compañía? ¿Acaso no supone un gasto innecesario cuando la organización ya tiene un directivo para coordinar las relaciones con los medios e incluso cuenta con equipo propio? En mi opinión, “no” es una respuesta equivocada.

Cada caso es diferente al resto. No son iguales las circunstancias de una gran multinacional que gestiona diferentes marcas a las de una pyme que comienza y cuenta con una plantilla enfocada al desarrollo de producto y a las ventas. Los objetivos tampoco son los mismos, y mucho menos aún el terreno que se quiere abarcar, porque la comunicación abarca no sólo las relaciones con la prensa, sino también las relaciones con los medios sociales e incluso con los públicos internos de la empresa. En cualquier caso, y si sirven para algo, aquí van algunos motivos que justifican la contratación de los servicios de una agencia especializada:

  • Porque todo general necesita un ejército. Le tomo prestada la frase a Joaquín Mouriz, que de esto sabe un rato. ¿Qué significa esto? Que si bien tu empresa puede tener a un responsable, e incluso a varios, de la estrategia de comunicación, la ejecución de las tácticas suele requerir tiempo y muchas manos puestas a trabajar. Y no todas las empresas tienen recursos internos suficientes para asumir esto por su cuenta.
  • Porque aprender de la experiencia de los demás es un beneficio. A lo largo de su trayectoria, las agencias suelen trabajar con todo tipo de clientes, a veces de un mismo sector y, en la mayoría de los casos, de múltiples industrias. Todo ese recorrido está trufado de buenos y malos momentos que ayudan a corregir errores, asimilar buenas prácticas y desarrollar técnicas y métodos eficaces de forma permanente. De ello se benefician las empresas que contratan sus servicios, minimizando el riesgo de tener que experimentar en casa con aquello que otros ya han podido probar antes.
  • Porque 10.000 contactos son mejores que 100. La agenda del consultor de comunicación es suya, pero mientras trabaje para ti, estará a tu servicio. Sobra decir que una buena agencia mantiene permanentemente actualizados sus contactos, desarrolla con ellos relaciones habituales que deben estar basadas en la confianza, el respeto y la utilidad, y establece contactos sólidos que van más allá de la marca o la empresa para la que trabajan. Por cierto: los contactos no son sólo periodistas. Ni mucho menos.
  • Porque permite ampliar la capacidad de respuesta de la empresa. La agencia permite a la dirección de Comunicación centrarse en lo fundamental y dejar en manos expertas lo más rutinario, pero también facilita un contacto permanente y fácilmente accesible. A menudo no hay portavoces disponibles, ni el responsable de prensa de la compañía tiene tiempo de gestionar solo las relaciones con medios y opinión pública.
  • Porque nunca viene mal ver las cosas con perspectiva. Una buena agencia no deja de ser una entidad independiente de la que no se espera que le baile el agua al cliente, sino que analice su situación con criterio objetivo. Los consejos que aporte de esta forma no servirán para regalar oídos, sino para lograr resultados, aunque eso suponga decir verdades incómodas. Eso es algo que, desde dentro, no siempre es posible conseguir, porque tendemos a considerar que lo que hacemos siempre es lo mejor. ¿O es que nadie ha sufrido el “síndrome de PRestocolmo”?
  • Porque es un gasto variable. Los servicios de una agencia se adaptan a las necesidades puntuales de la empresa: el lanzamiento de un producto, la promoción de un evento, la organización de un encuentro de prensa… Además, se ajustan a la disponibilidad presupuestaria del cliente, que puede renovar si está satisfecho y puede permitirse pagar, o puede prescindir de la agencia si se dan las circunstancias opuestas. Lo llaman “externalización”. ¿Te suena?
  • Porque algunas agencias hacen su trabajo muy, pero que muy bien. Así de simple.

Éstas son algunas de mis razones. ¿Cuáles son las tuyas para contar, o no, con los servicios de una agencia de comunicación?

Share/Bookmark

Anuncios

One comment

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Follow @molinaguerrero La pregunta que abre esta entrada no es retórica. Es real. Resume una conversación entre dos directoras de comunicación de grandes compañías españolas que tuve la oportunidad de escuchar hace unas seman…..



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: