h1

Periodista: tengo que darte una mala noticia

18 junio 2012

votar

Querido amigo periodista:

Tengo que darte una mala noticia. No, no te voy a anunciar un nuevo ERE en tu medio, ni otra bajada salarial. No te voy a transmitir el final del soporte papel ni te voy a asustar con la necesidad de controlar y aprovechar las plataformas y herramientas sociales para hacer tu trabajo. Lo que te quería decir es que ni las agencias de comunicación ni los gabinetes de prensa vamos a desaparecer. Lo siento: tendrás que seguir soportándonos.

Periódicos listos para leer

Ya sé que nadie, durante tu formación universitaria, te avisó de que existíamos. Ninguna persona te previno contra nosotros -o a favor de nosotros, que todo puede ser-. Si eso no sucedió cuando estudiaste Periodismo (si ése es tu caso), imagínate qué habrá sido para los que aterrizaban en este mundo del plumilla procedentes de ámbitos tan dispares como el Derecho, la Biología o la Economía. No te consolará saber que muchos que cursaron estudios de Publicidad o Marketing tampoco esperaban caer en manos del “lado oscuro”. Ahora bien, tengo una propuesta que transmitirte: vamos a llevarnos bien.

No es una amenaza. De verdad. Es un consejo, una invitación a disfrutar de la vida, a gozar de tu profesión, a no sufrir por lo que no tiene solución. Porque, ¿sabes qué? No dejarás de recibir varias llamadas al día en las que alguien te propondrá un tema, aunque haya algunas que sobren, como las famosas de seguimiento de notas de prensa. Éstas seguirán entrando en tu buzón de correo mientras dichos comunicados cumplan una función. Tendrás que seguir contando a quien quiera escucharte lo duro que es lidiar con 300 mails al día en tu bandeja de entrada. Y cuando no sean correos, serán menciones o DMs en Twitter, mensajes por LinkedIn o comentarios en un blog. El soporte no es el problema.

Las organizaciones hace tiempo que entendieron que la comunicación es importante para ellas y quieren tener un papel activo en ese sentido. Por eso necesitan de equipos, internos o externos, que les asesoren y les ayuden a ejecutar sus estrategias, y ahí es donde entramos nosotros. Nuestro cometido no es fastidiarte, ni engañarte, ni manipularte. Es hacer transmitir al público la actividad de la organización; es intentar generar confianza; es ser transparentes en una era en la que lo más difícil es ser opaco; es aceptar el reto de escuchar, responder y proponer; es aspirar a merecer y gozar de una buena reputación; es también tener capacidad de influencia, pero con las cartas boca arriba. Y además de todo eso, pretendemos ponerlo lo más fácil posible, ofreciendo portavoces, documentación, material gráfico y audiovisual.

Ya lo sé, ya lo sé: un comunicado de prensa lleva el titular que le interesa a la compañía. Destacamos las cifras que más nos convienen por encima de aquellas que pueden despertar dudas (salvo cuando se trata de empresas cotizadas, donde la transparencia debe ser máxima) e intentamos dar siempre nuestro punto de vista… como no puede ser menos. Pero es normal, ¿verdad? La parte de análisis crítico, de inspección sagaz, de vigilancia, te tiene que seguir correspondiendo a ti. Cada uno tiene un papel. Asumamos el nuestro.

¿Que hay empresas torticeras? Por supuesto. ¿Que hay malas prácticas? Claro que sí. ¿Que todavía hay quien recurre a la presión publicitaria para influir en el sentido de las noticias? Pues también, sobre todo ahora. Pero en todas partes cuecen habas. He conocido a periodistas que me pedían que les escribiera el artículo o la entradilla para una pieza en televisión. He visto a otros exigir billetes en “business class” para aceptar la invitación a un viaje de prensa. He padecido a otros que, por desconocimiento o desidia en la investigación, cambiaban nombres y datos fundamentales para perjuicio de aquel o aquello de lo que escribían, y sin enmendarse después.

No digo que no luchemos contra las malas prácticas. Al contrario. Pero en lo que no es más que incomodidad subyacente, asumamos que las cosas son así y tratemos de ponerlas de nuestro lado. Te invito a que nos saques partido. Podemos serte de más utilidad de lo que piensas. Intégranos en tu actividad y no dudes en dejarnos claras tus condiciones: “Éste no es mi tema, no me llames por las tardes, contacta conmigo sólo a través del correo electrónico…”. Prometo que, yo al menos, tomaré buena nota de todo para que nuestra relación sea fluida, natural, complementaria, práctica y, si es posible, hasta amistosa.

Pero si aún así no crees en mis intenciones y sigues pensando que nada cambiará porque no te entendemos ni queremos hacerlo, te invito a intercambiar nuestros puntos de vista por un día. Uno solo. Te animo a pasar una jornada conmigo y yo haré lo propio en tu lugar. Vamos a conocernos mejor y así, tal vez, todos tengamos claro a qué nos dedicamos y cómo podemos mejorar nuestra relación.

Anuncios

2 comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Seguir @molinaguerrero Querido amigo periodista: Tengo que darte una mala noticia. No, no te voy a anunciar un nuevo ERE en tu medio, ni otra bajada salarial. No te voy a transmitir el final del soporte papel ni te voy a asus…..


  2. […] El caso es que periodistas, blogueros y agencias estamos, como bien dice mi colega Carlos Molina, condenados a entendernos. Nuestros caminos siempre terminarán cruzándose, máxime cuando las fronteras entre nuestras […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: