h1

Del clásico del influencer al tópico de la nota de prensa

15 marzo 2014

votar

El pasado jueves tuve ocasión de estar y colaborar en la organización del primer evento Influence One de Augure. Celebrado en el Colegio Mayor Guadalupe de Madrid, reunió a diversos expertos del mundo de la comunicación y los medios sociales para hablar y debatir sobre el controvertido papel del influencer, figura que parece que ha revolucionado las estrategias de las marcas en el ámbito del marketing digital. ¿Es eso así? A la vista de la repetición de ciertos lugares comunes, podríamos decir que no.

Inauguración del evento Influence One, de Augure

Inauguración del evento Influence One, de Augure – Foto: Augure

Hubo varias y convincentes definiciones sobre lo que entendemos por un influencer, y en todas ellas se repitieron algunos elementos comunes: comunidad de seguidores, experiencia, capacidad para modificar o alterar estados de opinión, visibilidad pública y notoriedad en medios sociales. Pero me extrañó algo: ¿por qué, cuando hablamos de influencia en internet, terminamos hablando de blogueros? ¿Es que, en un escenario multiplataforma, sólo quien tiene un blog influye? ¿No hay centenares, miles de tuiteros (por poner el ejemplo de una red social clave) con las mismas características y sin un blog detrás?Cuando hacemos la asociación bloguero=influencer es cuando caemos en los viejos tópicos que, en realidad, no son propiedad exclusiva del mundo de la comunicación en internet.  Dos de las mesas redondas terminaron volcadas con el papel del bloguero y su relación con las agencias de comunicación o con los gabinetes de prensa de las marcas. El resto es fácil imaginarlo: el problema de los correos despersonalizados que no tienen en cuenta el contenido del blog, el desinterés por lo que uno escribe, el tráfico de prebendas (“escribe de esto y te regalo tal producto”), los fraudes y las relaciones semi-comerciales que se establecen entre algunas empresas y algunos autores, el uso de notas de prensa… Si cambiáramos “bloguero” por “periodista”, el debate conservaría todo su sentido.

Desde hace unos años, co-organizo, cuando es posible, los encuentros RRPP & Tweets junto a Sara Moreno. En el tercero de ellos, allá por 2011, tratamos justo de estos temas con un amplio grupo de periodistas, y volvimos a tocar cuestiones similares un año después, pero con un panel de blogueros. Desde entonces, nada ha cambiado.

Por muchos medios sociales que metamos en la relación con nuestros interlocutores en los medios (profesionales o no), por mucho que enterremos la nota de prensa y la rescatemos después como instrumento aún útil, por mucho que recalquemos que las cosas deben hacerse desde el respeto y el interés hacia el autor, los problemas nunca se van. En mi opinión, no terminarán de hacerlo, así que debemos aprender a convivir con la imperfección. ¿Por qué?

Porque cuando unos aprendan a hacer las cosas bien, llegarán otros que carecerán de ese aprendizaje y volverán a cometer los mismos errores a los que aún no se han visto expuestos, presionados por la necesidad de obtener resultados rápidos y masivos en un escenario trufado de medios digitales. Y no pongamos toda la presión en el lado de la marca, porque siempre se incorporan al extremo de los blogs nuevos autores que harán el mismo viaje que otros hemos vivido antes, y experimentarán con sorpresa los mismos fallos y las mismas situaciones por las que otros pasamos años atrás.

En esa rueda sin fin, lo importante será actuar con criterio e incorporar procedimientos que nos ayuden a organizarnos, discriminar y seleccionar con cabeza lo que nos interesa de lo que no. Y esto no lo digo sólo por agencias y gabinetes de prensa: lo digo también por los blogueros.

En cuanto al influencer, influyente, experto o persona pública con carisma (como nos dé la gana llamarlo), seguirá existiendo, por mucho que en Influence One hubiera más de uno que se resistió a usar la palabra como si tuviera miedo a mancharse la boca. Que no, que no pasa nada. Que la influencia no nos la atribuimos nosotro: es un reconocimiento tácito de la gente con la que se comunica e interactúa, por mucho que la ejercitemos. Para saber más, recomiendo pasar por la fabulosa recopilación de textos sobre influencers y autoridad en internet que hemos logrado reunir en la segunda edición de #CarnavalRRPP.

Hasta el próximo topicazo.

Anuncios

One comment

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Seguir @molinaguerrero El pasado jueves tuve ocasión de estar y colaborar en la organización del primer evento Influence One de Augure. Celebrado en el Colegio Mayor Guadalupe de Madrid, reunió a diversos expertos del mund…



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: